Waiting – Nueva pieza para piano de Deep Emotions

Waiting – Nueva pieza para piano de Deep Emotions

Un taxi que tiene que llevarnos a una reunión, cita o evento muy importante y tarda en llegar, unos resultados de exámenes académicos donde nos jugamos mucho y que aún no conocemos, una persona a la que hemos declarado nuestro amor y no sabemos aún su respuesta, un hijo que ha salido con sus amigos y no ha llegado aún a casa, unos análisis clínicos que se demoran y que su resultado puede cambiarnos la vida… Todas estas situaciones nos producen angustia, ansiedad. Es tiempo de espera, un tiempo que normalmente nadie desea pero por el que tenemos que pasar todos en multitud de ocasiones a lo largo de nuestra vida.

El sentimiento de angustia es una de las peores emociones que puede sentir el ser humano. Se produce cuando se percibe algún peligro. Si la sensación de peligro persiste, la ansiedad se convierte en crónica y debe ser tratada por un especialista. La incertidumbre en una situación de espera nos produce angustia por miedo a que pueda ocurrir algo que no deseamos. Es difícil controlar la ansiedad en este tipo de situaciones. El ser humano no está preparado para la incertidumbre.

El sentimiento de angustia adquiere una dimensión mayor cuando vivimos una situación de espera de resultados clínicos ante la sospecha de una enfermedad grave. La mera sospecha crea un enorme sufrimiento a la persona afectada y a sus amigos y familiares. Es el peor tiempo de espera de todos. Uno se plantea cómo ha sido su vida, hace un rápido repaso a todo lo que ha hecho y no ha hecho, se plantea diferentes situaciones de futuro, piensa en su familia y amigos… La persona se suele poner en lo peor. Es necesario que esa persona esté bien asesorada, acompañada y querida durante ese tiempo de espera… La maldita espera.

No queriendo ahondar en este tipo de situaciones tan dolorosas quiero hablar ahora sobre otro tipo de situaciones de espera que conllevan ansiedad pero que son más positivas.

Cuando nos enamoramos de una persona y deseamos con toda nuestra fuerza que nuestro amor sea correspondido, al pensar en ello unas mariposillas revolotean en nuestro estómago. Es algo que nos anima pero que por otro lado nos inquieta por miedo a ser rechazados. Donde hay un deseo hay un temor, el temor a que no se cumpla, y cuanto mayor es uno mayor es el otro. Ese tiempo de espera hasta saber si la persona nos corresponde o no, nos mantiene en vilo. No obstante la sensación aún siendo inquietante, forma parte de lo bonito de la vida.

En el mundo de la música, como profesional que soy, me imagino el desasosiego de un artista nominado a los premios Grammy (los premios más importantes de la música) a la espera de que digan el resultado. Si por suerte recibe el premio, el momento catártico es tan impactante que hace historia en la vida de la persona, produciéndose una explosión emocional de alegría comparable a la erupción del un volcán. Ese recuerdo queda para toda la vida.

Waiting (Esperando) es una pieza para piano que compuse mientras pensaba en esos tiempos de espera que nos producen malestar y que todos sentimos a lo largo de nuestras vidas. Tiene un ritmo repetitivo que refleja los pensamientos obsesivos de la persona que espera. ¡Espero que os guste!

Esta obra forma parte de mi próximo proyecto: Deep emotions. Es un proyecto donde ante todo prima la emoción en el piano, donde pretendo conectar con las personas desde el alma. De todas mis composiciones para piano que estén dentro de este proyecto y que os vaya mostrando, algunas formarán parte de mi próximo disco Deep Emotions.

Y como siempre os digo,
¡Salud y amor para tod@s!

Recommended Posts

Leave a Comment